Así es el nuevo proyecto referente al impuesto especial sobre la electricidad

Compártelo:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La AEAT ha sometido a audiencia el nuevo proyecto sobre el impuesto especial de la electricidad, que derogará la anterior legislación de 2014 que ha sido objeto de numerosas modificaciones, y que actualizará el trámite para liquidar este impuesto, especialmente para habilitar que los contribuyentes la realicen mediante solicitud online. 

Así, una vez que se apruebe dicho proyecto y entre en vigor, se facilitará desde la página de la Agencia Tributaria un formato de solicitud de inscripción en el registro territorial así como un nuevo modelo 560 de autoliquidación de este impuesto, a efectos de su posterior presentación de ambos documentos mediante la sede electrónica de Hacienda. 

El Impuesto sobre la Electricidad es uno de los impuestos especiales de fabricación marcados por el Ministerio de Industria. Este concepto, que aparece en todos nuestros recibos de suministro eléctrico, independientemente de la tarifa contratada o de la compañía, corresponde a un 5’113% del término de potencia y de consumo. 

No obstante, con este nueva regulación no se verán modificados las características esenciales del mismo tales como el hecho imponible, el periodo de liquidación, el ámbito territorial o la base impositivo, que seguirá correspondiendo a las retribuciones brutas (excluido el IVA) de ingresos procedentes de la actividad de producción y suministro de la energía eléctrica recibidos o por recibido por el contribuyente. 

El Impuesto sobre la Electricidad reúne una serie de cualidades que le hacen distinguirse del resto de impuestos aplicados por el Gobierno y que son las siguientes: 

  • Con este tributo se recauda lo que antiguamente se denominaba, “coste específico asignado a la minería del carbón”
  • Aunque es un impuesto de producción y suministro, también graba el término de consumo
  • El 21% de IVA se aplica sobre el total de la factura, incluido sobre el importe del impuesto sobre la electricidad.
  • En comparación con el IVA, supone una parte mínima de la factura de consumo eléctrico, ya que solo es un 5.113% del importe del término de consumo y potencia.