Caso de éxito: avalistas de empresa familiar endeudada.

La inclusión de la figura del Aval en el procedimiento de Segunda Oportunidad.

Compártelo:

¿Qué puede suceder si avalas con tu patrimonio una empresa endeudada?

Hoy os presentamos un caso muy peculiar con el que estoy seguro que muchos nuestros lectores se van a ver identificados. Es el caso de uno de nuestros clientes, quien acudió a nosotros con cierta angustia y preocupación, pues se encontraba inmerso en un sinfín de procedimiento judiciales donde se le reclamaba un total de casi 500.000 euros.

         Nuestro cliente, había heredado el negocio familiar junto con su hermana, habiéndosele sucedido no solo los activos empresariales, sino también las deudas que la sociedad tenía contraída con terceros como es obvio.

         Poco a poco la empresa comenzó a aumentar el volumen de facturación, por lo que a consecuencia de ello decidieron abrir nuevos establecimientos, para los cuales hubo que solicitar distintos prestamos a distintas entidades de crédito, por lo que siendo los mismos concedidos decidieron embarcarse en dicho proyecto. 

         Pero como ya sabemos, las cosas no siempre salen como uno las planea, en 2008 España acude a una de las mayores crisis financieras de la historia, crisis la cual tuvo gran incisión en el sector de la construcción, sector al que estos hermanos dedicaban su tiempo. El impago de muchas constructoras las cuales habían entrado en concurso de acreedores, impedía que está familia pudiera hacer frente al pago de los créditos que se les habían concedido.

         La concesión de nuevos préstamos para pagar los anteriormente suscritos originó en ellos un sobreendeudamiento tal, que finalmente se vieron obligados al cierre empresarial.

         Pero… ¿Dónde está el verdadero problema aquí? Pues bien, resuelta que los hermanos habían avalado todos y cada uno de los créditos con su propio patrimonio, lo cual con la mercantil extinguida y siendo imposible la reclamación frente a la misma, se iniciaron los correspondientes procedimientos judiciales frente a los avalistas, frente a los hermanos.

         Así pues, el hermano recientemente ha conocido la resolución judicial concediéndole el BEPI (beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho) y estamos a la espera de que se resuelva el procedimiento de la hermana, quien acudió a nosotros con un poco más de retraso, pero del que esperamos resultados tan fantásticos como los que le preceden a su hermano.