Los autónomos podrán elegir su base de cotización en función de los rendimientos con el nuevo sistema

Compártelo:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones está negociando con las principales organizaciones representantes de los trabajadores autónomos la modificación del sistema de cotización de este colectivo. 

Tras la primera reunión, el Ministerio facilitó algunas de las ideas sobre las que se basará las modificaciones, entre las que indica que, si bien habrá un porcentaje importante de autónomos que se verán afectados por una subida de su cuota, casi el 85% de los afiliados a la RETA será beneficiada al reducirse sus aportaciones mensuales a la Seguridad Social. 

En concreto, este nuevo sistema plantea que los trabajadores por cuenta ajena sean los que elijan su base de cotización en función de las previsiones de ingresos que vayan a tener, con la opción de modificarse trimestralmente y con la posibilidad de que se devuelva el exceso pagado o, en caso contrario, se deba abonar una cuantía superior a la cotizada por el mismo. 

Así, se establecerían los siguientes tramos de cotización pendientes aún de revisión: 

  • Los autónomos que perciban unos ingresos de hasta 11.999€ podrían tributar por la base mínima y acogerse a importantes rebajas que alcanzarían al 50% de lo cotizado. 
  • Aunque la siguiente franja no está aún definida, aquellos que coticen a partir de los 12.000€ y hasta 24.000€ no experimentarían grandes cambios ya que la cotización sería similar a la actual. 
  • A partir de los 24.000€ y hasta los 45.000€ de ingresos, las aportaciones del autónomos a la Seguridad Social irán en aumento.

Según el Gobierno, el objetivo de estas modificaciones es la de establecer un sistema de cotización más equitativo entre los diferentes trabajadores por cuenta ajena, ya que, como ha apuntado el Ministro Escrivá “Según los cruces que ha realizado el Ministerio de Inclusión con la Agencia Tributaria, en 2018 había 2,2 millones de autónomos con rendimientos de actividades económicas (RAE). Más de la mitad de ellos tuvieron en 2018 unos rendimientos menores al salario mínimo interprofesional (SMI), por lo que su aportación a la Seguridad Social sería menor que la actual con el nuevo sistema”. 

Sin embargo, hay otras opiniones sobre la finalidad del mismo, como por ejemplo la de Juan Carlos Higueras, analista económico, quien opina que más que procurar una equidad, obedece a una subida encubierta de impuestos de la que serán más los autónomos que salgan perjudicados que los que se beneficien, indicando que “Más del 85% de los autónomos cotiza sobre la base mínima, así que una posible legislación en torno a una cotización basada en los ingresos reales afectaría a 3 de cada 4 autónomos, que verían incrementar su cuota de forma muy sustancial, contribuyendo así a mejorar las mermadas arcas públicas, al menos en teoría”. De hecho, tras la implantación de este sistema se esperaría recaudar casi 11.000 mil millones al año, esto es, casi un 20% más que en la actualidad.

Por último, y aunque el Gobierno pretende que este sistema esté en funcionamiento en 2.022, se desconoce la fecha de implantación, pues para ello necesita el apoyo de las asociaciones más representativas de este colectivo, existiendo posturas muy contrarias al mismo como el del presidente de la ATA (Asociación de trabajadores autónomos) Lorenzo Amor, quien se ha pronunciado indicando que “No vamos a apoyar ningún cambio en el sistema de cotización de los autónomos que implique un aumento de las cuotas. Ni es el momento ni pueden los autónomos, que están asfixiados. Hay que bajar cuotas, no subirlas a nadie”.